Estabilizadores Reductores de flujo luminoso

estabilizadores reductores de flojo delvalle

La serie estabilizadores  reductores de flujo que comercializa delvalleson ideales para conseguir ahorro energetico en la iluminacion publica.

Tenemos disponibles modelos desde 3,5 kVA hasta 120 kVA. con o sin envolvente, para intemperie.

Por su diseño, es ideal para cuadros de alumbrado publico dado garantiza que la tensión que llega a las lámparas esté siempre dentro de los márgenes del ±2% del valor nominal, con lo que se logra que funcionen en las condiciones previstas obteniéndose, además del flujo real y los niveles de iluminación previstos, un importante aumento de la esperanza de vida de las lámparas de descarga.

De igual forma, posibilita la reducción controlada y suave de la tensión de alimentación, con lo que se obtienen flujos uniformes y un importante ahorro energético.

A su vez, el Pack Telegestión, un interfaz de última generación hace posible una telegestión en tiempo real de los principales parámetros de la instalación.

Cómo son los estabilizadores?

Los estabilizadores-reductores delvalle son, en primer lugar, totalmente estáticos, por lo que al carecer de elementos móviles (contactores, relés, etc.), su vida útil será más dilatada y responderán con una mayor rapidez a las variaciones repentinas de la tensión de alimentación, protegiendo más eficazmente las siempre delicadas lámparas de descarga. Además, al ser de regulación totalmente independiente por fase (tres equipos monofásicos conectados en estrella), posibilitará una total independencia entre ellas, no afectándose entre sí. Así, el Bypass estático en cada una de las fases, responderá conectando el alumbrado, de la fase afectada, directamente a la red en cuanto se produzca alguna anomalía, ya sea del propio equipo o externa a él como sobrecargas, cortocircuitos, etc.

Existen dos tipos de acabados en lo que se refiere a la envolvente utilizada: versión trascuadro (pensada para incorporarse en el cuadro del cliente) y versión intemperie (diseñada para su instalacióne exterior).

Los estabilizadores-reductores delvalle están pensados y diseñados para su instalación en cabecera de línea, evitándose de este modo los engorrosos cableados suplementarios de otros sistemas y resultando, a la par, más económica.

Estos equipos disponen, también por fase, de un canal de comunicación RS-485 que, junto con el opcional de telegestión, posibilitará la comunicación en modo local (mediante ordenador portátil o display LCD del propio equipo) o remota (mediante modem GSM) de todos los parámetros eléctricos involucrados en la regulación. De esta forma es posible el control, la monitorización y programación del equipo a distancia a través de un programa de gestión bajo entorno Windows especialmente desarrollado al efecto.

Los estabilizadores-reductores de flujo luminoso delvalle, comportan una serie de ventajas que, con el tiempo, se han convertido en prestaciones de referencia en la mayor parte de proyectos de alumbrado,
Por seguridad y mayor fiabilidad, serán del tipo estático de alto rendimiento e interactivos, son elementos móviles (contactores, relés de cualquier naturaleza, etc.) por ser estos últimos mucho más susceptibles de averías. Por ello, la conmutación entre las diferentes tomas del secundario del autotransformador se realiza mediante interruptores de estado sólido (triacs).

La estabilización de la tensión, en lo que respecta a la velocidad de corrección, se deberá realizar de forma quasi instantánea, inferior a los 100 ms., lo cual beneficia a las lámparas, puesto que en ningún momento estarán expuestas a sobretensiones puntuales (provocando su envejecimiento prematuro) y evitará su apagado intempestivo por una caída momentánea de la tensión de alimentación.

Esta gama dispone de un interfaz para la comunicación local y/o remota a través del display LCD y/o modem GSM, respectivamente, que permita la monitorización y programación de los principales parámetros de la instalación, posibilitando de esta forma un control exhaustivo tanto de las instalaciones como del ahorro conseguido.

En cada una de las tres unidades electrónicas de control, se deberá posibilitar el ajuste fino de la tensión de salida (sea del valor nominal o reducida) al valor deseado con el fin de adaptar el equipo al resto de lámparas de descarga existentes y/o salvar las habituales caídas de tensión de final de línea.

Prestaciones:

* Regulación del flujo de luz electrónica a través de elementos estáticos y controlados.
* Regulación por microprocesador.
* Regulación independiente por fase.
* Bypass estático independiente por fase.
* Circuit breaker y la iluminación de protección contra descargas atmosféricas integradas por fase.
* Eficiencia superior al 97%.
* No introduce armónicos ni altera el factor de potencia de la instalación.
* Estabilización instantánea en todos los estados de funcionamiento.
* Ciclo de trabajo adaptado a la fase inicial de calentamiento de las lámparas.
* Ideal para cualquier tipo de lámparas de descarga (halogenuros metálicos incluido).
* Transiciones suaves entre el nominal y el ahorro de estados de flujo.
* Los ajustes finos en todos los niveles de voltaje y precisión de salida superior a ± 2%.
* Tensión de arranque seleccionable.
* Dos niveles de ahorro establecidas a través de software.
* Ahorro energético adicional mediante la total eliminación de las sobretensiones nocturnas
* Duración de la lámpara cada vez más importante.
* Control por display LCD y telegestión remota, a través de
* Módem GSM.
* Ahorros superiores al 40%.
* Fácil instalación junto al centro de control o dentro de él.
* Promedio de recuperación de la inversión entre 6 y 24 meses.
* Mantenimiento óptimo de los equipos.

Modelos disponibles desde 3,5 kVA hasta 120 kVA.

Ahorrro energetico en los cuadros alumbrado publico.

Los consumos energéticos en iluminación suponen un alto porcentaje del gasto energético de cualquier municipio, superándose con frecuencia el 40%.

Las líneas de alumbrado sufren importantes variaciones de tensión – sobretensiones – a lo largo de la noche, provocando un importante sobreconsumo (un 10% de sobretensión incrementará la factura eléctrica en un 21%) y una drástica disminución de la esperanza de vida de las lámparas de descarga asociadas.

Los sistemas de alumbrado público, en general, mantienen los niveles de iluminación constantes, con independencia de sus necesidades concretas. Sin embargo, durante la mayor parte de las horas nocturnas, las calles y carreteras están vacías o con poco tránsito, por lo que podría reducirse el nivel de iluminación sin causar perjuicios y sin consumir más de lo necesario.

En algunos casos, se recurre a apagados parciales, pero eso redunda en una falta de uniformidad que aumenta el riesgo de incidentes, además de aumentar la complejidad de las líneas de alumbrado. En otros, se regula cada punto de luz, pero ello supone un coste extra de compra y una instalación y mantenimiento costosos. En ambos casos la tensión no se estabiliza, lo cual implica una fuerte reducción de hasta el 50% en la vida de las lámparas de descarga.

Por ello, Ayuntamientos, Diputaciones y Concesionarios de autopistas, entre otros, si desean evitar la iluminación excesiva o una prolongación innecesaria de la misma, manteniendo en todo momento los parámetros de calidad, necesitan regular el flujo luminoso de los sistemas de iluminación públicos.

Los estabilizadores-reductores de flujo luminoso se instalan en el cuadro de cabecera de la línea de alumbrado, lo cual supone mínimas modificaciones en las instalaciones ya existentes, permitiendo una eficaz estabilización de la tensión y ahorros de consumo de hasta el 40%. Además, al estabilizar la tensión que llega a las lámparas, contribuyen a que agoten su vida útil, reduciendo de forma notable los costes de mantenimiento asociados.

Es importante mencionar que este ahorro energético redunda también en evitar arrojar a la atmósfera ingentes cantidades de CO2.

Los estabilizadores permiten la adecuación del nivel de iluminación del alumbrado a las necesidades de cada momento, regulando de forma inteligente parámetros como la intensidad, el encendido y el apagado.

Beneficios:

* AHORRO ENERGÉTICO

En las ciudades, antes de la crisis energética mundial del año 1973, y debido a bajo precio de la energía, se iluminaba sin restricciones. Sin embargo, tras esta crisis esto cambió, la energía se encareció y los ayuntamientos empezaron a buscar la manera de economizar el consumo del alumbrado público.

Métodos:
Doble circuito
Apagados parciales. Los principales inconvenientes de esta solución son la inseguridad ciudadana que crean las zonas oscuras y el molesto efecto “zebra” que afecta a los conductores.
Reactancias de doble nivel
Con ellas se consigue ya una iluminación uniforme, pero adolecen de un coste elevado de compra e instalación debido a la reactancia adicional y, habitualmente, al hilo de mando a cada punto de luz. Además, al no estabilizar, las lámparas continúan viéndose afectadas por las sobretensiones.
El reductor de flujo delvalle aporta las ventajas de los sistemas anteriores sin sus inconvenientes, por cuanto se estabiliza la tensión y se reduce suavemente el flujo luminoso, tiene un bajo coste de instalación y de mantenimiento y provee la uniformidad lumínica y un importante ahorro energético.

* AHORRO ECONÓMICO

Con el estabilizador reductor delvalle el ahorro económico puede llegar al 40%.

En cualquier ciudad del mundo el alumbrado luce unas 4000 horas anuales de media, las sobretensiones nocturnas alcanzan el 10% y, como consecuencia, la disminución de la vida media de las lámparas llega fácilmente al 50%, incrementándose fuertemente las partidas de mantenimiento.

También en cualquier ciudad del mundo las necesidades del alumbrado a plena potencia disminuyen a partir de medianoche, coincidiendo con la disminución del tráfico rodado y transeúntes por las vías públicas.

Si tomamos como ejemplo una ciudad de 25000 habitantes, sin emprender ninguna actuación de ahorro energético, consumiremos anualmente 450.000 kWh suplementarios debidos a las sobretensiones, incrementando un 21% la factura eléctrica y un 67% los gastos de mantenimiento por reposición de lámparas. Además, por si ello fuera poco, contribuiremos al efecto invernadero, al consumir el equivalente de 1426 Tm anuales de CO2.

Por el contrario, si instalamos un reductor de flujo en cada centro de mando, evitaremos las sobretensiones, disminuiremos los gastos de mantenimiento, racionalizaremos el consumo, alcanzado un ahorro de 870.000 kWh, y evitaremos arrojar a la atmósfera 480 Tm de CO2.

* INSTALACIÓN

Los equipos delvalle se instalan fácilmente en las cabeceras de línea, y no en cada punto de luz, adaptándose a todo tipo de instalaciones, nuevas o existentes y tipos de lámpara del mercado.

Existe además la posibilidad de instalarse tanto en el interior del propio centro de mando o bien a su lado, en el exterior.

* TELEGESTIÓN

Los equipos delvalle son, además, fácilmente gestionables por el personal del propio ayuntamiento.

Con los módulos opcionales y PACK TELEGESTION se posibilita una comunicación directa, efectiva y fácil con el alumbrado público de su ciudad, permitiendo registros de consumos y datos, un gobierno total de la instalación a distancia mediante módem GSM y una gestión integral de las alarmas en tiempo real mediante el envío de SMS y e-mails.

* AMORTIZACIÓN

La inversión total realizada en equipos  regulador de flujo delvalle queda amortizada entre los 6 y los 24 meses, recuperando así el total de su inversión.

A partir de este momento, el total del ahorro obtenido podrá revertirse íntegramente en la mejora y gestión del alumbrado. Además, si nos adherimos a los numerosas subvenciones promovidas por los diferentes Gobiernos, el citado periodo de amortización podría ser incluso menor.

* REDUCCIÓN DE EMISIÓN CO2

Se arroja a la atmósfera 0,55Tm de CO2 por cada MWh de potencia consumido.

Con delvalle , al reducir el consumo eléctrico se consiguen reducir las emisiones de CO2, evitando el conocido Efecto Invernadero que afecta a nuestro planeta.
Además, al prolongar la vida útil de las lámparas, contribuiremos a disminuir el coste derivado de su reciclaje.

Si esta actuación se extendiera al resto de ciudades de un país de 45 millones de habitantes, su contribución al medio ambiente sería clave al evitar arrojar a la atmósfera el equivalente de 1 millón de Tm. de CO2 cada año. O lo que es lo mismo, la necesidad de plantar más de 650 millones de árboles.

APLICACIONES

Alumbrado exterior:
Áreas residenciales: calles, avenidas, viales, cinturones, rotondas, puentes, túneles, etc.
Zonas industriales: polígonos.
Parkings: en hospitales, puertos, aeropuertos, centros comerciales, etc.
Andenes: de estaciones de ferrocarril.
Aeropuertos: zonas de aparcamiento de aviones.
Alumbrado interior:
Zonas de facturación de puertos, estaciones de ferrocarril y aeropuertos.
Túneles.
Centros comerciales: almacén de productos y zona de venta en periodos de limpieza y reposición de producto.
Industrias manufactureras, naves industriales y silos.Referencias

  • ESPAÑA: Ayutamientos de Madrid, Barcelona, Valencia, Sevilla, Zaragoza, Vitoria, Málaga, Pamplona, Vigo, Palma de Mallorca. Aeropuertos de Tenerife, Alicante, Barcelona, Lanzarote, Madrid, Santiago de Compostela. Autopistas Aumar, Mare Nostrum, Navarra, Vasco-Aragonesa, Accesos de Madrid. Autoridades portuarias de Barcelona, Tarragona, Valencia, junta del puerto de El Ferrol. Acería Compacta de Vizcaya, S.A., Canal de Isabel II, Fasa-Renault, Maersk España, Parque temático Terra Mítica.
  • FRANCIA: Lyon, Rennes, Reims, Le Havre, St Etienne, Lorient, Charleville Meziers, Evry.
  • TUNEZ: Tunis, Carthage, Sidi Bou Said, Sfax, Megrine, Bardo, Hammamet, Mornaguia.
  • MARRUECOS: Rabat, Casablanca, Fes, Tánger, Meknes, Berrechid, Temara, Skhirate.
  • CHINA: Beijing, Guangzhou, Shangai, Shandong, Jiangsu, Hunan, Xinjiang, Si Chuan.
  • POLONIA: Gdansk, Bydgoszcz, Gdynia, Czestochowa, Torun, Walbrzych, Swidnica, Swiecie.
  • PORTUGAL: Autoridad Portuaria de Lisboa, Aeropuerto de Las Açores, Ayuntamiento de Lisboa, Porto.